¿Y si mi hijo pierde uno o varios dientes con un golpe?