Cómo una mala dentadura frustró un gran fichaje