¿Por qué un implante dental no puede costar 300 euros?