Cuando se pierde un diente, el paciente y el odontólogo se enfrentan a dos opciones. La primera opción es: ¿debo sustituir el diente faltante? La segunda es: ¿cuál es la mejor manera de sustituir el diente? Aunque estas decisiones pueden parecer secuenciales están íntimamente relacionadas. A la hora de responder a estas preguntas es importantísimo tener en cuenta la edad y la salud general del paciente. La condición de los dientes que quedan en la boca, su configuración en la boca y cómo están soportados también son aspectos muy importantes en la decisión sobre la sustitución del diente o dientes perdidos. Obviamente el coste de las diferentes opciones de tratamiento puede ser también importante a la hora de tomar la decisión de cómo sustituir la pieza o piezas perdidas, sin embargo debes de estar bien informado de las diferentes opciones de tratamiento y su coste antes de tomar tú la decisión.

Hay muchas opciones para recuperar los dientes perdidos, os las presento a continuación.

  1. Dentaduras parciales removibles mucosoportadas.

  2. Puentes dentosoportados.

  3. Dientes implantosoportados.

Asimismo, hay dos opciones básicas para sustituir los dientes en un arco totalmente edéntulo, es decir, en un maxilar sin ningún diente.

  1. Dentaduras totales removibles mucosoportadas.

  2. Sobredentaduras

 

Dentaduras mucosoportadas: Parciales y totales

Las dentaduras removibles, ya sean de unos pocos dientes o de todos, son soportadas por el hueso maxilar y la mucosa oral que recubre al maxilar. Las dentaduras parciales removibles son sostenidas por ganchos de metal, los cuales se ajustan a los dientes.

 

 

Puentes dentosoportados

Las prótesis dentosoportadas fijas o puentes dentosoportados dependen de los dientes adyacentes a los que faltan para el soporte. Los dientes próximos al espacio dental ausente son preparados anatómicamente con un tallado para recibir una corona de porcelana u otro material.

 

 

Los implantes dentales

El último método de sustitución del diente es el implante dental, que es un reemplazo para la raíz del diente. El implante se coloca donde estaba la raíz del diente perdido. De modo semejante al de las otras opciones, los implantes dentales se utilizan para sustituir los dientes perdidos y restaurar la función masticatoria.

A diferencia de las dos anteriores opciones, los implantes dentales dependen menos de los dientes que queden en el maxilar. Pueden ser utilizados para soportar una prótesis para un arco totalmente edéntulo. Además, los implantes pueden combinarse con otros procedimientos para sustituir dientes, por ejemplo, un implante unitario (un único implante) puede soportar una corona que sustituya al diente perdido. Así mismo, los implantes pueden emplearse para soportar con firmeza un puente que reemplace dientes perdidos y pueden ponerse junto con las dentaduras removibles para aumentar su estabilidad y reducir la irritación que estas pueden producir en las encías