En primer lugar habría que saber si el diente, o los dientes, que ha perdido tu hijo son de la dentición temporal (de leche) o de la definitiva.

Pérdida de dientes temporales. ¿Qué efectos tendrá su pérdida en la boca de mi hijo?

La pérdida prematura de un único diente temporal o de varios conlleva, en muchos casos, una pérdida de espacio con la consiguiente reducción de la longitud de la arcada.

Es importante que acudas con tu hijo al dentista lo antes posible. Que haya una pérdida de espacio dependerá de: el número de dientes que haya perdido, del tipo/s de diente/s y de si han erupcionado ya los primeros molares definitivos que sirven como tope para la migración de otros dientes.

¿Cómo podemos evitar que se produzca la pérdida de espacio?

Con un dispositivo que evita el movimiento de los dientes vecinos conocido como mantenedor de espacio. El objetivo del aparato es evitar que los dientes más próximos a los que se han perdido ocupen el sitio de los dientes perdidos, permitiendo así que el diente definitivo pueda erupcionar sin problemas de espacio en la posición que le corresponde.

Pérdida en dientes definitivos

La pérdida de uno o varios dientes definitivos es más grave, el odontólogo elegirá el tratamiento restaurador más indicado para reemplazar los dientes originales teniendo en cuenta el diente o dientes que se hayan perdido y la configuración de la boca del paciente (hay que prestar especial atención a los dientes que ya han hecho erupción y a los que aún están por erupcionar).